Una historia con final feliz

15 Ago

DestinoPor casualidad este semana he encontrado una carta que escribí hace 10 años, unos meses después de conocer Velázquez Visual, la herramienta de desarrollo de aplicaciones empresariales que ahora se llama Velneo y, que sin duda, cambió mi vida. Se que es un texto largo pero, tras volver a leerlo he sentido nostalgia y me apetecía compartir las experiencias que viví hace una década.

Una historia con final feliz

Asturias, Mayo de 1997

Como en muchas de las películas de cine o televisión, esta es una historia basada en un hecho real que, por desgracia, es posible que le haya ocurrido a muchos pobladores del mundo de la programación.

Desde que apareció el entorno gráfico Windows los programadores sentimos la necesidad de programar con ventanas, botones y colores. Al principio todo resultaba muy atractivo y, en mi caso di los primeros pasos de la mano de Visual Basic (VB) versión 1.0. Recuerdo que estaba maravillado de lo fácil que resultaba la construcción de pantallas (hasta ese momento programaba en Cobol – sobran los comentarios), pero como toda herramienta de programación recién nacida tenía muchas lagunas y, para poder desarrollar aplicaciones de gestión, que es a lo que me dedico, tuve que comprar los controles VBX (Q+E Multilink) para poder utilizar bases de datos Dbase.

Cuando me di cuenta llevaba un año de pruebas y aún no había desarrollado ninguna aplicación, pero había disfrutado mucho probando y probando. Pronto llegó la versión 2 de VB y me actualicé inmediatamente; ¡como no!, tuve que adquirir de nuevo controles para el manejo de bases de datos y, por no modificar mi trayectoria seguí con el Q+E Multilink.

Llegó la versión 3 de VB y aún no había desarrollado ninguna aplicación profesional, de torpe se me puede catalogar pero me defenderé diciendo que por favor lean hasta el final. ¡Oh la la!, por fin no es necesario comprar terceros productos, con esta versión se podían utilizar de forma directa los datos almacenados en bases de datos Access. Conseguí hacer una aplicación de contabilidad que tengo funcionando de forma suficientemente correcta en varios clientes, no sin grandes esfuerzos y un gran número de errores que fueron subsanados con el tiempo y bastante paciencia. Tengo que decir que con esta versión también desarrollé algunas aplicaciones que, por suerte o por desgracia, ya fueron migradas al goloso pero poco digestivo Access.

¿Por qué utilizar VB para programar contra bases de datos Access si la propia base de datos permitía programar con un lenguaje similar Access Basic y desarrollar aplicaciones mucho más rápidamente?, la respuesta fue contundente, empecé a programar en Access 2.0, el resultado fue más contundente. Tras desarrollar varias aplicaciones sectoriales y una gestión comercial en la que creí era un tiempo récord, los sistemas 486 con 8 Mb me dejaron KO. El rendimiento era desesperante, los errores continuos y las llamadas de clientes, ídem. ¿Torpe otra vez?, yo le pido que siga leyendo.

Compré un Pentium y …, todo cambió aparentemente. Access 2.0 funcionaba muy bien, pero en mi ordenador, no en el de mis clientes. Les aconseje comprar 8 Mb más (cada Mb costaba en aquel entonces a 4.000 ptas.), y parecía que se habían solucionado los problemas. Un espejismo: un cliente sigue tirando más o menos, otro está muy cabreado y el tercero lo perdí. Era la primera vez que perdía un cliente por problemas de rendimiento, pero tenía que darle la razón, y eso provocó que se encendiese la luz de alarma. Los otros dos están a la espera de que les migre las aplicaciones, ¡están de suerte!

95, año mágico, el nuevo sistema operativo de Microsoft nos lanzó al mundo de los 32 bits. Todo eran promesas y con él aparecieron nuevas versiones de los lenguajes de programación (VB iba ya por la versión 4), actualización al canto y en versión empresarial para que no faltase de nada. El cambio era profundo, muy profundo, tan profundo fue que me hundí y no logré desarrollar ninguna aplicación que pueda mencionar, tal vez mediatizado por el Access 7.0, que en aquel momento parecía lo mejor con diferencia. En ese momento también compré una versión de Delphi, por probarlo, se hablaba tan bien del RAD de Borland que parecía absurdo no intentarlo. Pero pudo más el Access, tal vez por pereza, lo reconozco, pero también es cierto que los clientes de Windows 95 utilizaban procesadores Pentium con 16 Mb y volví a tropezar con la misma piedra.

Rendimiento, esa era la palabra clave, una obsesión, una necesidad para poder desarrollar programas con garantía. Compré el Delphi Developer para Windows 95 y probé, probé y cuando me había convencido de que el Pascal no era tan malo paré mi desenfrenada carrera de aprender lenguajes y herramientas sin ton ni son y empecé a buscar una herramienta de verdad, profesional, definitiva, pensada para el programador y, ¿por qué no?, también para el analista.

Seis meses recabando información en Internet, hojas y hojas impresas, VB en su versión 5 ya trae el deseado compilador, ¡bien! ya tengo una posible opción. Delphi 3, promesas y más promesas, aún no está en el mercado. Pero…, probé con Visual RPG de ASNA, un producto que me permitía desarrollar en otro lenguaje que utilizo diariamente en los sistemas 36 y AS/400 de IBM. Demos de Visual Age RPG. Demos, pruebas, información, revistas, Internet. Romper con las tradición resultaba muy complejo y, tras tantas y tantas pruebas decidí mantener la línea y cree por enésima vez en Microsoft. Llamé a mi proveedor de software habitual y le pedí la actualización de VB5 en castellano. Por esas cosas que a veces nos depara el destino VB5 no tenía fecha de comercialización exacta y no pude realizar el pedido.

Esa semana, tras una presentación en IBM, un antiguo compañero de profesión me pidió que asistiese a una presentación en sus aulas de un producto llamado Velázquez. El caso, es que, Velázquez Visual me sonaba de haberlo visto en la revista Byte, le comenté; pero la verdad es que con ese nombre ni miré para que servía. Un error, grave error, pero nada que no pudiese subsanarse. Asistí a la demo, en la cual hice preguntas al mismísimo Padre de la criatura, Juan Muñoz-Cobos. El producto me resultó muy convincente pero no quería caer en errores anteriores y solicité una demo para poder tocar el producto con mi teclado y mi ratón. Una semana después lo compré y, … entonces empezó otra historia.

Se hizo la luz. Tenía cuarto aplicaciones de PC para entregar en un plazo de cuatro meses. Lo primero que hice fue asistir a un curso de 15 horas que me dio las bases para poder empezar a programar correctamente con Velázquez Visual (VV). Durante el curso, 5 días, tras asistir a la clase rehacía la primera aplicación que estaba desarrollando y, para no ser menos, al acabar el curso volví a empezarla. Tenía una semana para entregarla en el plazo previsto, me sobraron 2 días, y eso que era mi primera aplicación. La instalé y pasado un mes, el número de llamadas recibidas por errores producidos en la aplicación es CERO. Una semana después llamé al segundo cliente de la lista y le dije que en 10 días le entregaba su aplicación, su reacción fue de sorpresa. ¡Tan rápido!, esta segunda aplicación también está instalada y el número de llamadas por errores también es CERO. Al tercer cliente le prometí realizar el análisis en mayo, para comenzar el desarrollo en junio y terminar una primera fase durante el mes. Hemos comenzado los análisis en abril y el 15 de mayo le daré la primera entrega de la aplicación. Los clientes están contentos y yo más. Los plazos de entrega se cumplen, al menos por el momento, ya que los marco como si desarrollase con las herramientas antiguas y luego desarrollo con VV.

Pero todo esto no es por casualidad y, tampoco hay un secreto, es evidente que para sacar cualquier trabajo adelante es necesario un esfuerzo de análisis y programación. He tenido la suerte de conocer VV en el momento adecuado y, me he esforzado para dominarlo lo mejor posible creyendo que seguía la senda correcta. Es en este momento donde me defiendo de todas mis torpezas anteriores diciendo que soy el mismo que analizó y desarrolló los programas que nunca llegaron a funcionar de la forma deseada con VB y Access, con Delphi no llegué a estar convencido y, ahora, con Velázquez Visual , consigo en un tiempo récord aplicaciones de calidad, seguras y rápidas, muy rápidas.

Invito a cualquier persona que lea esta historia y que pruebe Velázquez Visual y, si es posible, después de asistir a una demo y, mucho mejor, a un curso, al menos de primer nivel. No es lo mismo ponerse delante del editor de mapas de Velázquez Visual después de una demo o un curso a intentarlo con un auto-aprendizaje pues la parte más importante del desarrollo de aplicaciones con VV es el análisis. Y, para aprender a analizar correctamente con VV es necesario entender la filosofía de la abstracción; sólo entenderla, al principio, después al usarla, como me ocurrió a mi un mes después, comprendí que el nombre de Velázquez no fue por casualidad. Antes de utilizar el teclado para programar creo, todos estamos de acuerdo, que hay que tener las ideas claras y plasmarlas en el papel. Con VV la aplicación se plasma en forma de dibujo, pero un dibujo abstracto, distinto del típico organigrama funcional. Seleccionando el trigo de las aplicaciones y olvidándonos al principio de la paja. Una vez terminado el dibujo te sientas delante de tu pantalla y empiezas a teclear como un loco, unas horas después paras, te separas del teclado, miras lo que tienes desarrollado; y piensas, ¡cuanto tiempo he perdido con otros lenguajes de programación! Pensando positivamente, yo diría, ¡que suerte tengo de programa con Velázquez Visual!

Esta última parte la voy a dedicar a indicar, no resultar ni ensalzar, las diferencias que, a mi juicio, marcan la gran diferencia que existe entre Velázquez Visual, Access, VB 5.0 y Delphi 2.0:

  • Todas son RAD, pero unos más que otros. En VB y Delphi las bases de datos son Access, SQL Server, Oracle, Paradox, Dbase, etc. y aunque incluyan opciones de menú para llamar a sus gestores de bases de datos, lo cierto es que a nadie se le ocurre entrar en una base de datos Access para preguntar donde se utiliza en mi proyecto una tabla, ya que Access no sabe nada de proyecto Delphi o VB. Access, en este aspecto, está más integrado, pero tampoco se lo preguntes. Ninguna herramienta dispone de un inspector de objetos como tiene VV desde el cual yo puedo ver en qué formulario, informe, proceso, etc., utilizo una tabla y viceversa; de un proceso, por ejemplo, puedo saber donde se utiliza y una vez localizados de forma inmediata editarlos.
  • Salvo en VV no se te ocurra cambiar el nombre de un campo o de una tabla en la base de datos o de un formulario, informe o cualquier otro objeto creyendo que tu proyecto hará lo propio. En VV cualquier cambio de esa índole queda reflejado inmediatamente en todo el mapa (proyecto) en todos los lugares donde aparezca. Pero aún hay más, cuando se realiza un simple cambio de longitud en un campo de una tabla en la cual el cliente ya ha grabado registros con VB, Delphi o Access debemos entregar al cliente un programa que transforme la base de datos o en su defecto realizarlo manualmente. Con VV el propio ejecutor (runtime) se encarga de verificar la estructura de la base de datos y si hay algún cambio él solito se encargará de realizarlos. Es necesario probarlo para darse realmente cuenta del ahorro en horas de mantenimiento que esto supone en los clientes.• Rendimiento, sin comentarios, probarlo es convencerse. Delphi es mucho más rápido que VB, éste a su vez más que Access y Velázquez Visual más que ninguno y con tablas muy grandes, 700.000 registros, gana por goleada. A muchos se les atragantaría tanto registro. En este tema del rendimiento y requisitos de hardware tengo que contar una anécdota. Hace unos años compré un ordenador portátil 486 a 25 Mhz con 8 Mb de RAM, 120 Mb en disco y pantalla TFT a color, en su día bastante decentillo. Como todo se fue desfasando y me resultó imposible utilizarlo con VB4 ni Delphi y con Access sobran comentarios. Sólo diré para terminar este apartado que en la actualidad, después de quitarle el polvo, lo utilizo con VV y salvo al arrancar y al apagar en donde la velocidad queda determinada por Windows 95, y va lentillo, dentro del editor de VV va prácticamente igual de rápido que con un Pentium. Evidentemente al llamar al ejecutor para probar las aplicaciones tarda unos segundos en cargarlo, pero una vez cargado las aplicaciones van fenomenal.
  • En ocupación de disco sólo pongo un ejemplo, Access es el que menos ocupa y son más de 20 Mb; VV en su entorno de desarrollo ocupa 5 Mb, el runtime para el cliente ocupa menos de 1 Mb y una aplicación terminada con 12 tablas, 50 formularios, 15 informes y 10 procesos ocupa 200 Kb, de los cuales 100 Kb corresponden a los iconos y mapas de bits que van incrustados dentro del mapa. No indico lo que ocupa el mismo programa en VB, Delphi ni mucho menos Access, para no herir susceptibilidades.
  • Herencia, almacén de objetos, ¡JA!, chorradas. Prueba el almacén de objetos de VV y te darás cuenta de lo que le falta al de los demás. Si tienes prototipos creados, ya tienes la churrería funcionando, en 5 minutos puedes tener creados todos los formularios, informes, rejillas, etc. de una aplicación con 20 tablas y, después ya puedes empezar a añadir el resto. Es difícil explicarlo, hay que probarlo.
  • No he dicho nada de los índices. Ya me habría gustado tener en Access índices alfabéticos por palabras y no digamos por trozos de palabras como tiene VV, velocidad asegurada, la ocupación deseada, los índices son muy configurables permitiendo incluso que sean selectivos por un campo booleano. Permiten crear índices de múltiples claves con campos que están repetidos dentro del mismo registro; por ejemplo, en una ficha de artículo que contiene los 4 proveedores más habituales, si le genero un índice de múltiples claves con los 4 proveedores podré encontrar todos los artículos que compro a un proveedor esté situado en primer, segundo, tercer o cuarto lugar.
  • Seguridad, ya comenté el tema de CERO llamadas por error, pero invito a apagar un ordenador cuando esté realizando un proceso con VV, al rearrancar observaremos que al entrar en la aplicación nos indicará de forma automática que ha quedado una transacción pendientes y nos permite deshacerla. Sí, trabaja con transacciones sin necesidad de programar nada de nada. Apaga un programa que utilice una base de datos Access y ten a mano un programa para reparar y compactar o sino vas DAO.
  • Multiusuario, en VV sin programación. En el resto empieza a preparártelo tú.
  • Demos, en VV puedes entregar una aplicación limitada a tiempo o nº de ejecuciones cambiando simplemente un parámetro en el mapa. En el resto de lenguajes, ya sabes.
  • En VV como ya dije, tras dibujar el mapa y escribirlo ya tienes desarrollada un montón de la aplicación. Por ejemplo, si tengo una tabla provincias y otras de clientes en la cual defino el campo provincia y le indico que está enlazado al código de la de provincias y creo dos tablas de cabecera y líneas de albarán donde como es lógico en cabecera defino el campo cliente enlazada a la tabla de clientes. Sorpresa, si preparo una rejilla (grid) en la que muestro las líneas de detalle de un albarán, sin programar nada, puedo poner en una columna de la rejilla el nombre de la provincia del cliente del albarán al que pertenece la línea de detalle del albarán. Sí, vuelve a leerlo y créetelo. En VB, Delphi o Access, prepárate para hacer entre 2 y 3 lecturas.

La potencia de esta herramienta es impresionante. Una buena definición de las relaciones entre las tablas y ya tiene medio camino andado. Existen campos de tipo fórmula que permiten cosas tan utilizada como “cantidad por precio” o “texto del una cifra en letra”, una vez definidos en la tabla pueden ser utilizados en cualquier rejilla, formulario o informe, sin más programación; incluso puedes crear un campo de tipo fórmula histórico que acumule, de forma automática, todos los importes de línea, por ejemplo, que a su vez son campos fórmula. Este tipo de campos no ocupan espacio en disco y son creados en ejecución pero con multitarea, con lo cual, en el caso extremo de tener muchos campos de este tipo en una rejilla cuando se muestra ésta en pantalla aunque los campos vayan calculándose el usuario podrá seguir trabajando con el ratón o el teclado. Multitarea auténtica. En el resto de lenguajes, ya sabes, prepáratelo tú.

Al César lo que es del César, nadie puede poner en duda lo que Microsoft ha conseguido en los últimos años, es el líder de ventas en todo lo que toca, pero eso no significa que sea lo mejor siempre, a nadie se le escapa que en la actualidad un componente importantísimo en las ventas de Microsoft es el marketing y, eso por desgracia para los programadores, no supone ninguna ventaja tecnológica. VB5 es un buen producto, por supuesto y, Access ya he convencido que debo catalogarlo como producto para usuario final. Tampoco se le puede discutir nada a Borland, sobrevive al aplastante dominio de Microsoft con Delphi, un producto que en muchos casos es muy superior a VB pero, tal vez, le falta marketing.

Velázquez Visual está empezando a ser conocido, poco a poco, pero ya nació con una fiabilidad, velocidad y sencillez que estoy seguro envidian sus contrincantes. Pero con Velázquez Visual he obtenido en un mes una rentabilidad que ni yo mismo podía imaginar, he conseguido amortizar el costo de la inversión, producto y curso y, gracias a la seguridad que me ofrece el producto puedo lanzarme a la venta de software estándar e incluso a nivel nacional, sin arriesgarme a cometer errores.

Puede que al principio seamos reticentes a creer que algo tan bueno pueda existir y resulta más extraño, aún, que esté desarrollado en nuestro país, pero las cosas son así. Debemos dejar a un lado nuestros prejuicios y probarlo antes de dar una valoración sin rigor. Reconozco que estoy escribiendo esto por una casualidad, pero, bienvenida sea. Gracias por existir, Velázquez Visual.

Anuncios

21 comentarios to “Una historia con final feliz”

  1. Mario Barreiro 16 agosto 2007 a 10:35 PM #

    Parece mentira que siga alucinando cada vez que leo este texto (la primera vez fué en el 2.002).

  2. jarboleya 17 agosto 2007 a 8:13 AM #

    Me alegro de leerte Mario. Se ha quedado obsoleto, pero tal vez por ese motivo cuando llegó de nuevo a mis manos yo también alucine 😉

  3. Fran 15 septiembre 2007 a 7:38 AM #

    Hola Jesús:

    Que recuerdos!!!. Recuerdo cuando lei esta carta publicada en la web de Atica. Yo empezaba de investigar Velázquez para migrar aplicaciones desarrolladas en Clipper.

    No entendía bien todo lo que mencionabas, pero la cosa pintaba muy bien.

    Hoy, 10 años después las cosas han cambiado mucho… y yo también he cambiado mucho. En ambos casos a mejor.
    He pasado de investigar un invento llamado Velázquez Visual, desconocido y “raro” pero que funcionaba, para migrar aplicaciones a Windows porque mi jefe me lo pedía a vivir de la programación a medida utilizando Velneo y ser un adepto convencido.

    El pasado mes de Agosto estuve en Gijón de vacaciones (que pena que no nos vimos) y estuve rememorando todas estas vivencias de hace 10 años.
    Fui a Marqués de San Esteban y me tomé un café en el Bambara… que recuerdos!!!

    Es un placer y un honor formar parte de la comunidad de Velneo.

    Un saludo,

    Fran.

  4. Adelo Herrero 15 septiembre 2007 a 2:15 PM #

    Buenas tardes:

    Al leerte me he puesto a mirar los años que hace que conozco VV ahora Velneo (lo siento, pero me cuesta) y no lo encuentro; si no me equivoco compré la licencia de
    la versión 2 recien estrenada; de todos modos me he puesto a buscar por el baúl de los recuerdos y he visto mi primer mapa en VV con fecha de 1999 y con la última modificación del mapa hecha con la versión 4.3.

    Como en el foro oficial soy bastante “gruñón”, si me lo permites, voy a contarte un poco mi historia en este blog que por el momento es menos conocido.

    Empecé yo en esto de la programación escribiendo código como un loco en BAL (un lenguaje que se utiliza en el S.O. Prologue) y posteriormente en ABAL (es curioso que unos cuantos Velneanos vengamos de ese entorno). Bien, los clientes pedían otras cosas, gráficos, perder tiempo con el ratón y mariconadas varias, por lo que empecé a probar distintas herramientas.

    Una tarde de viernes, me conecté con mi super módem de 14.400 bps a internet y tecleé en un buscador:
    “visual + español”
    et voilà apareció Velázquez Visual.

    El primer sorprendido fui yo, y dije “…co** no es posible..” así que entré a ver a esos tipos de “Ática Software”. Recuerdo que pedí una demo (era viernes por la tarde) y el lunes por la mañana llamé a mi amiguete TonyDi (TEAM) y le dije “… entra en esta página y me lo cuentas”. Al rato me llamó y me dijo que si lo que decían era cierto había que verlo. Así que quedamos para ir al SIMO y freir a preguntas a “esos elementos” en vivo. Yo por culpa de la gripe no pude ir, pero Tony vino que no cabía en si.

    Poco tiempo después, se organizó en TEAM un curso que impartiste Tú y allí estuvimos, los chicos de TEAM, Miguel Pérez y Yo entre otros.

    Bien, el curso acabó un sábado a medio día y el lunes yo compré mi primera licencia de Velázquez Visual para desgracia de programadores conocidos, pues decían, “… primero en prologue que no lo conoce ni su padre, y ahora con el pintor este que tampoco…”, pero bueno, al mes siguiente, yo había entregado una aplicación con una nueva herramienta para mi, completamente funciona y que a día de hoy funciona, también con llamadas 0.

    Algunos de los que me conocen sabían esta historia, pero me apetecía contárla al resto.

    Además, así, cuando en el foro oficial (o en la zona de betatesters) reivindico el “español”, entendáis que es porque le tengo especial cariño, pues gracias a esa palabra encontré la herramienta que hoy en día me ayuda en mi trabajo.

    Luego vinieron otros SIMO, hablar con Juan Muñoz en persona y despues la primera cena oficial en Valencia donde nos conocimos unos cuantos programadores y unos cuantos ex-prologueros nos “re-conocimos”.

    Y nada más, os dejo porque tengo una brujita que me está reclamando para jugar.

    Un saludo.

  5. jarboleya 17 septiembre 2007 a 8:37 AM #

    Fran y Adelo muchas gracias por añadir un poco de vuestra historía a este post.

    Sin duda, Velázquez Visual y ahora Velneo además de un gran producto lo que ha conseguido es una comunidad muy unida que impresiona al que la conoce. Por supuesto que es un honor formar parte de ella y conocer a personas como vosotros. Gracias.

  6. nosuna 31 octubre 2007 a 8:43 PM #

    Jesús,

    Menudo post!!

    Me alegro mucho de haber leído esta carta.

    Buenas noches 😉

  7. jarboleya 31 octubre 2007 a 8:55 PM #

    Tienes razón Nico,

    Si es que no se puede ser veterano, porque acabamos contando batallas de guera 🙂

  8. esantos 6 noviembre 2007 a 4:59 PM #

    Hola a todos,

    empezar comentando que tan solo llevo 3 meses utilizando Velneo (soy el novato) y que allá por el año 97, recuerdo un anuncio de Velazquez Visual, estaban Juna Muñoz y otros con un mono blanco con el logotipo en el pecho, y la verdad es que no le hice ningún caso.

    Por aquella época, recien terminados los estudios, decidí no dedicarme a la programación, Visual Basic, Delphi… no me gustaban, me dediqué a distribuir e implantar programas de terceros (la opción más “facil”)

    Hoy, 10 años después, me tropecé con Velneo, me alegré muchísimo a ver que era la evolución de Velazquez. Ahora mismo estoy dejando de distribuir programas y estoy haciendo los míos en Velneo.

    Para finalizar, me gustaría hacer una pregunta ¿qué convierte a Velneo en algo especial?
    No es lo coj**uda que es la aplicación, sino su gente, su comunidad, sin ella Velneo sería sólo un buen entorno de desarrollo. En resumen, por ustedes.

    Un abrazo
    Elías Santos

  9. jarboleya 8 noviembre 2007 a 1:32 AM #

    Gracias Elías,

    Me ha gustado tu relato.

    Estoy totalmente de acuerdo en que la comunidad es el mayor valor de Velneo que hace más grande el producto.

    El que quiera conocer a la comunidad de Velneo puede hacerlo en

    http://forum.velneo.com

    Un abrazo.

  10. Miguel Pérez Oliver 5 mayo 2008 a 10:18 AM #

    Me vais a hacer llorar. Es impresionante como Velazquez Visual ha cambiado nuestras vidas. Recuerdo cuando decidí dejarme profesionalmente la informática y como Velazquez me hizo volver a ella. Al final escribiremos un relato en plan “Los puntos se unen marcando el destino de Steve Jobs”.

    Si algo tiene en común todas estas historias, es como en un momento determinado, invertimos unas horas, en algo totalmente distinto, que parecía mágico, que a todos nos provoco la misma sensación “Demasiado bueno para poder ser verdad” y como tras muchos años nunca nos ha decepcionado, ni el producto , ni su creador, y la historia se repite día a día, y hoy 10 años despúes, clientes de todo el mundo, descubren Velneo por primera vez, y los que estamos dentro, ya sabemos que tampoco a ellos les va a decepcionar, por que no es que encuentren lo que esperan, sino que encontrarán muchisimo más, asi es Velneo.

  11. jarboleya (Jesús) 5 mayo 2008 a 5:30 PM #

    Tienes razón Miguel,

    Teníamos que ponernos en serio y escribir un libro con toda la historia “Desde Velázquez Visual hasta Velneo”.

  12. Miguel Pérez Oliver 5 mayo 2008 a 9:42 PM #

    y mas allá,

  13. Juan Carlos Pérez 20 agosto 2008 a 11:40 AM #

    Hola a todos.
    He leído todos vuestros comentarios y me alegro de haberme decidido a utilizar velneo (o velazquez visual para los más nostálgicos).
    Hace tiempo que no programo, por lo que quiero ponerne un poco al día pero me encuentro con la pega que donde vivo (Palma de Mallorca) no encuentro ningún sitio donde poder hacer algún cursillo introductorio para luego ir avanzando. Como soy de la vieja escuela, prefiero cursos presenciales donde poder sacarme las dudas en vivo y en directo.
    No sé si podréis hecharme un cable aconsejándome qué pasos debo seguir.
    Muchas gracias y encantado de haberos leído.

    Juan Carlos Pérez Varela
    Palma de Mallorca.
    Islas Baleares.

  14. jarboleya (Jesús) 26 agosto 2008 a 12:56 PM #

    Hola Juan Carlos,

    Perdón por el retraso en responderte, he estado de vacaciones y desconectado 😉

    Si lo que buscas en formación presencial, la mejor solución es que acudas al foro de Velneo y acudas al hilo de formación presencial:

    http://forum.velneo.com/es/viewtopic.php?t=12746

    Si no encuentras la solución adecuada puedes publicar un post en el foro solicitando lo que buscas o contactar con un asesor comercial de Velneo en la dirección:

    comunicacion@velneo.com

    y comentar tu caso para ver como puede ayudarte.

    Saludos.

  15. paloma roca 2 septiembre 2008 a 10:01 AM #

    hola, perdon que me meta en tu blog sin siquiera entender de informatica (aunque he paseado por el y encontré algunas cosas interesantes).

    Es que estoy tirando una “botella al mar” como suele decirse porque creo que el Juan Carlos Perez que te comentó es un amigo mio de mi adolescencia en Buenos Aires.

    Quizá el vuelva por aqui y al leer tu respuesta lea mi comentario, sea él y podamos reencontrarnos despues de tanto tiempo.

    Perdón por irrumpir así en tu blog y gracias por permitirme estar aqui aunque no sea pertinente.

    saludos y que tengas una excelente semana

    p

  16. Juan Carlos Pérez 22 septiembre 2008 a 12:15 PM #

    Hola Jesús.
    Perdóname tu a mí también por la demora en la respuesta, pero es que tambíen voy liado y he pasado un par de veces, pero como no veía respuesta lo dejé un poco olvidado.

    Agradezco mucho tus sugerencias, y las seguiré.

    Muchas gracias de nuevo.

    En respuesta a Paloma roca, si ese es tu nombre verdadero, la verdad que no me suena mucho, pero si me dices de qué parte de Buenos Aires y me dás más datos igual sí que nos conocemos. Te dejo mi correo (espero que no vaya contra las normas del blog) y así nos ponemos en contacto directamente.

    Saludos a todos y gracias por la respuesta.

  17. jarboleya (Jesús) 25 septiembre 2008 a 8:57 PM #

    Hola de nuevo Juan Carlos,

    Sobre el tema de la formación presencial debes estar atento a la Web, blog y foro de Velneo ya que en breve se anunciarán cursos presenciales que dará Velneo Empresas y a los que podrás asistir.

    Un saludo.

  18. Juan Carlos Pérez Varela 3 octubre 2008 a 10:55 AM #

    Creo que me olvidé de poner mi correo.

    jcpvarela@gmail.com

    Saludos.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Empezando con Velneo « - 2 mayo 2008

    […] de los principiantes en la plataforma de desarrollo para profesionales, para que tengas un final feliz con la herramienta Jesús Arboleya ha subido un video muy didáctico que explica como programar o desarrollar con […]

  2. Video tutorial para empezar con Velneo | Blog de Velneo - 29 julio 2008

    […] de los principiantes en la plataforma de desarrollo para profesionales, para que tengas un final feliz con la herramienta Jesús Arboleya ha subido un video muy didáctico que explica como programar o […]

  3. Una plataforma fiel a su historia : Productividad y rentabilidad | Miguel Pérez Oliver 米盖尔·佩雷斯·奥利维尔 - 4 mayo 2011

    […] Hugo y Velneo A este respecto, este viejo articulo escrito hace 5 años y sin todavía existir la actual V7 me parece memorable, resume 15 años de historia. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: