Archivo | liderazgo RSS feed for this section

En un equipo genial siempre hay un GENIO

22 Jun

Profesionalmente he tenido en mi vida 2 grandes mentores.

Mi amigo Paco Iñiguez, que me enseñó tantas y tantas cosas en mis primeros años de programador con sistemas de IBM y, mi amigo Juan Muñoz-Cobos que cambió mi vida en 1997 cuando le conocí en una presentación de Velázquez Visual. Al final me he convertido en nexo de unión de estas dos grandes personas que también se hicieron amigos.

El día que conocí a Juan ya pude apreciar que era un “tipo” especial. Ese día asistí a una presentación de Velázquez Visual 1.0 en Oviedo, me gustó tanto lo que vi o, mejor dicho, me impresionó tanto la presentación que Juan me realizó y la forma en que me transmitía sus conocimientos e ilusiones, que esa misma tarde me desplacé a Gijón a buscar un CD con la demo del producto. Me pasé el fin de semana probándolo y, aunque era la versión 1.0 pude apreciar que debajo de aquella bisoña versión había una obra de arte.

La amistad con Juan fue inevitable, migré a todos los clientes de sistemas AS/400 a Velázquez Visual. Aquel que conozca la robustez y fiabilidad de esos sistemas de IBM sabrá apreciar la fe que tenía que tener en aquel producto creado por un programador de Gijón. Durante años pasé por las oficinas de Ática, su empresa, en multitud de ocasiones y, siempre lo encontré sentado en su mesa con la mirada fija en el monitor. Velázquez Visual no era un trabajo para Juan, era su obra de arte, su vida. Trabajaba, comía y dormía en la oficina. Su mente estaba al 200% en el proyecto. Y los resultados llegaron a un ritmo increíble, años de 3, 4 e incluso 5 versiones.

El resultado de 12 años de desarrollo lo podemos apreciar en Velneo 6.4. Para muchas personas, Velneo 6.4 es un producto con sus defectos y sus virtudes, para Juan y los que le hemos visto “parirlo” es como un hijo. Cuando Juan le dice a cualquier persona que Velneo 6.4 lo desarrolló el sólo, hay muchos que no podrán creérselo. Una obra de esta magnitud parece imposible que pueda desarrollarla una sola persona. Pero sí, es cierto, Juan lo desarrolló durante 12 años, sin prisas, pero sin pausas, con todo el cariño y sin admitir la más mínima “chapuza”.

Sigue leyendo

Liderando el aprendizaje continuo

4 Ene

liderazgoTambién es importante recordar que, como líderes, hemos de aprender a escuchar al otro y, en este sentido, no podemos olvidar que cuando nos confían emociones no debemos juzgarlas, es una falta de respeto hacia el que nos las transmite, pero siempre se puede escuchar. El desafío del líder está en saber guiarnos y ayudarnos a transformar una emoción de inactividad en iniciativa y acción.

El enfoque. Es nuestra misión y nuestra visión, es el que proporciona un contenido, un sentido, el valor a nuestras acciones y activa nuestro deseo. El líder se convierte en un maestro que puede ayudarnos a encarar cada problema que se nos presente, a través del aprendizaje. La actitud habitual hacia lo que no comprendemos es conquistarlo, pero la conquista no nos garantiza el entendimiento y, en consecuencia, nos garantía de solución. Sin embargo, es a través del deseo de aprender como podemos acercanos más fácilmente a la consecución del problema con éxito. Para aprender necesitamos activar la curiosidad, la cual posee su propia vitalidad, su propia intensidad.

En el aprendizaje no existe ni el que enseña ni el enseñado, sino sólo el aprender. Así llegamos a lo que considero que es la clave fundamental del líder: la capacidad, la voluntad y el enfoque hacia el aprendizaje continuo, la capacidad de dejarse sorprender por la vida en cada mínimo detalle.

Aprender es vivir. La tradición es conocimiento y el fin del conocimiento es el principio de la inteligencia.

Cita de Jiddu Krishnamurti

Texto extraído del libro Feng Shui en la empresa de Maru Canales